Cavitación

La cavitación es un tratamiento que utiliza ultrasonidos de baja frecuencia que forman micro burbujas acumulando así gran cantidad de energía y que al chocar contra los adipocitos consiguen romper la membrana de la célula adiposa sin dañar las estructuras adyacentes, respetando la integridad del sistema sanguíneo y linfático transformando la grasa de estado sílido a líquido, para ser eliminada a través del sistema linfático por las vías urinarias.

Con ello, nuestra piel se reafirma dado que activamos las células que dan lugar a la creación de nuevas que no poseen grasa. Tendremos mayor elasticidad en nuestra piel eliminando la famosa celulitis, los resultados son una remodelación de nuestro cuerpo a la vez que una pérdida de perímetro.

La cavitación es un tratamiento no invasivo seguro, eficaz, duradero e indoloro indicado para combatir la celulitis, la grasa localizada y reducir el volumen corporal.

Para garantizar su resultado, es recomendable beber como minimo 2 litros de agua antes de realizar la sesión, ya que ésta actúa como conductora.

En la primera sesión podemos apreciar una pérdida de entre 2 y 3 centímetros de contorno. Los resultados comienzan a hacerse visibles notablemente a partir de la tercera sesión. Cuanto mayor sea la masa adiposa de la persona más volumen se perderá. Para potenciar los resultados se combina la cavitación con otros tratamientos como la radiofrecuencia, la plataforma vibratoria, presoterapia o la carboxiterapia.

Contraindicaciones

  • Sobrepeso.

  • Enfermedades graves autoinmunes.

  • Patologías auditivas.

  • Cardiopatías o epilepsias

  • Patologías hepáticas y/o renales.

  • Embarazadas y lactancia.

  • Lesiones agudas de la piel.

  • Personas con marcapasos u otros dispositivos electrónicos.