Cirugía estética de gemelos o prótesis de gemelos

La cirugía de aumento de gemelos intervención cuyo objetivo principal es corregir la desproporción que puede existir entre los gemelos y el resto de la pierna mediante la implantación de unas prótesis.

El aumento de los gemelos va orientado a modificar la forma de estos, que se encuentran desproporcionados pudiendo deberse a distintas causas como traumatismo, poliomielitis, atrofia muscular o por unas piernas delgadas en relación con los muslos y resto del cuerpo.
Este tipo de desproporción puede influir en el autoestima del paciente, recuperando una estructura bonita y armónica en los miembros inferiores

PROCEDIMIENTO QUIRÚRGICO
El paso previo a la cirugía es un examen exhaustivo del tamaño y grosor de la musculatura para que la prótesis sea adecuada y proporcionada a la pierna, y se obtenga así la armonía deseada.
Este paso es fundamental, especialmente en casos de enfermedades neurológicas y musculares.
La cirugía de aumento de gemelos ha de realizarse bajo anestesia general y dura entre una y dos horas. Para evitar que las incisiones y posteriormente las cicatrices sean visibles se accede a la zona a través de la rodilla, realizando una incisión de unos 4cm y creando un bolsillo entre la parte interna del músculo gemelo y su aponeurosis, donde se colocar la prótesis adecuada a las
necesidades de cada paciente.
Tras la colocación del implante, se suturan las incisiones y se da por concluida la operación.

POSTOPERATORIO
La cirugía de aumento de gemelos o prótesis de gemelos es una intervención que requiere anestesia general, de manera que puede ser necesario que el paciente permanezca ingresado. Ha de colocarse un vendaje compresivo y un drenaje, que se retirara cuando se dé el alta.
Es normal sufrir inflamación y molestias tras la intervención, por lo que su médico le preescribirá los analgésicos y antiinflamatorios necesarios. La hinchazón es propia de la recuperación de la zona y de la adaptación de la piel al nuevo volumen del gemelo.
Una vez retirados el vendaje compresivo y los drenajes, ha de llevarse una faja especial para mantener la prótesis en el lugar deseado y evitar en la medida de lo posible los hematomas y los seromas.
El paciente puede regresar a sus actividades cotidianas a los pocos días, y la recuperación completa varía entre tres semanas y un mes si no hay complicaciones.

La cicatriz queda oculta tras el pliegue posterior de la rodilla, por lo que si se cura adecuadamente y se lleva un buen cuidado de la herida, será prácticamente imperceptible con el tiempo.