Mamoplastia reductora y/o mastopexia

La reducción de senos es una intervención quirúrgica cuya finalidad es disminuir el volumen y el peso del seno mediante una serie de incisiones quirúrgicas que permiten retirar el exceso de tejido y la flacidez de las mamas. Así logramos colocar los senos en una posición más armónica con el resto del cuerpo. Cuando hablamos de mastopexia, nos referimos a la elevación del pecho, que puede ir acompañada o no de una reducción del mismo.

INDICACIONES
Las mamoplastias reductoras o mastopexias nos permiten alcanzar proporciones más armónicas entre las mamas, el tórax y el conjunto corporal. La mayoría de las veces, las reducciones mamarias están acompañadas por la corrección de algún grado de ptosis y/o asimetría existente.
Las mamoplastias estéticas pueden ser realizadas a partir del completo desarrollo de las mamas. Así, a partir de los 14 a 15 años ya es posible operar a las adolescentes con un desarrollo completo de las mamas, atendiendo sus necesidades estéticas, esto sucede generalmente de dos a tres años después de la primera menstruación. Considerando el período de lactancia, se recomienda aguardar por lo menos seis 6 meses después de interrumpido este período para programar la cirugía

CICATRICES
Este tipo de cirugías conlleva la realización de tres cicatrices cuya forma, tamaño y posición varía según la técnica, el volumen, excesos de piel, etc. La primera es alrededor de la areola, la segunda es vertical (de la areola al surco submamario) y la tercera es horizontal (recorriendo el surco submamario). La forma resultante es denomina por algunas personas como “ancla”en forma de “L” y “T” invertidas.

LA CIRUGÍA
Puee utilizarse tres técnicas diferentes para realizar la mamoplastia reductora, la elección de una u otra dependerá de cada paciente.

  • Técnica de pediculo inferior: mediante este procedimiento la sangre que alimenta a la areola llega de las porciones inferiores de la mama. Es la técnica de elección cuando existen hipertrofias severas.
  • Técnica de pediculo superior: mediante este procedimiento la sangre que alimenta a la areola llega de las porciones superiores de la mama. Se usa en hipertrofias leves y moderadas.
  • Tecnica bipediculada: en esta técnica la sangre llega a la areola proveniente de ambos polos (superior e inferior) de la mama. Se usa en hipertrofias leves y moderadas.
    Existen otras muchas técnicas, pero estas son las que se utilizan con más frecuencia. Las cicatrices resultantes siempre son las mismas variando solamente el manejo interno de la mama en cada operación.

Todas las técnicas han demostrado su eficacia y sus beneficios cuando son seleccionadas bajo estrictos criterios científicos y realizadas por personal calificado.

ORIENTACIONES POSTOPERATORIAS
Normalmente, esta cirugía no presenta un postoperatorio doloroso. Los medicamentos deben ser utilizados conforme la recomendación médica, siguiendo todas las orientaciones del equipo de cirugía.
La paciente recibirá el alta médica con todas las recomendaciones necesarias para una buena recuperación:

  • De rutina se deja un drenaje en cada mama con la finalidad de evacuar la sangre que normalmente se genera tras la intervención. Este drenaje se deja de 2 a 3 días y posteriormente es retirado sin representar una incomodidad importante.
  • La paciente usara un sostén postoperatorio durante un cierto tiempo que puede varia de 1 a 3 meses. El uso de ultrasonido dependerá de la evolución de cada paciente y en ningún momento debe indicarse protocolariamente.
  • Reposo de actividades físicas y limitación de movimientos bruscos y amplios de los brazos.
  • Acostarse con el tronco elevado por cojines y almohadas. No acostarse de costado y boca abajo hasta que sea autorizado por el cirujano.
  • Bañarse o cambiar de sostén solamente con la autorización del equipo de cirugía, generalmente al día siguiente del procedimiento quirúrgico.
  • No cambiar o manipular las vendas. Todos los cambios de vendas deberán ser hechos por el equipo quirúrgico u orientados por ellos.
  • No cargar peso por un mínimo de tres semanas.
  • No hacer movimientos amplios y bruscos con los brazos por aproximadamente diez días.
  • Después de tres meses, podrá retornar a sus actividades físicas habituales como la gimnasia y la natación.
  • La paciente jamás deberá colocarse compresas calientes en el área operada, cambiando de posición, para mejorar la hinchazón. La piel aún estará sensible y puede haber quemaduras de tercer grado.

IMPORTANTE: Los resultados definitivos solamente deben ser considerados 12 meses después de la cirugía. Las cirugías de retoques, cuando sean necesarias, serán aconsejadas por el cirujano, debiéndose respetar el tiempo necesario para la adecuación de los tejidos y la completa cicatrización. Cuando son realizadas en un momento inadecuado, pueden no alcanzar los resultados deseados. Los retoques no significan incapacidad técnica, pero si una revisión quirúrgica para alcanzar resultados todavía mejores.