Cómo realizar una autoexploración de las mamas

Con un sencillo examen al alcance de todas las mujeres se puede controlar y detectar a tiempo el cáncer de mama e iniciar el tratamiento adecuado. El autoexamen de mamas no lleva más que un par de minutos y es muy sencillo.

Al realizar un autoexamen de mamas las mujeres deben palpar la piel que rodea a los senos en busca de bultos anormales. El momento ideal para practicar el autoexamen de mamas es unos días después de la menstruación, cuando los senos ya no están tan sensibles al contacto. Esta técnica permite detectar todo tipo de tumores y quistes cuando se están empezando a desarrollar, dando tiempo a hacer una consulta y obtener un mejor pronóstico en caso de tratarse de tumores no-benignos.

El primer paso para realizar un autoexamen de mamas es ponerse de pie frente al espejo con el pecho descubierto y observar la forma de los senos con los brazos a los costados. A continuación, con las manos en la cintura, se debe inclinar el torso hacia delante. Comprobar si la forma de las mamas es la misma desde el último autoexamen de mamas. La parte final de este examen se puede hacer en la ducha (preferentemente con la piel enjabonada). Hay que levantar el brazo izquierdo y palpar con la mano derecha el seno izquierdo desde la parte interna. Recorrer esa mama desde la zona interna a la externa, incluyendo la axila,  haciendo movimientos circulares. Después, proceder a hacer el examen de la mama derecha. Presionar cada uno de los pezones y comprobar si sale algún fluido de ellos. Recordar o anotar los resultados de cada autoexamen de mamas. Es recomendable que lo realicemos una vez al mes. En caso de detectar una anomalía hacer una consulta médica.